De zinkbulb a Fuck the Problem. ¿Por qué lo hemos hecho?

Case Study. Nos analizamos, cambiamos de marca comercial y te explicamos cómo y por qué.

De zinkbulb a Fuck the Problem. ¿Por qué lo hemos hecho?

Case Study. Nos analizamos, cambiamos de marca comercial y te explicamos cómo y por qué.

Somos conscientes de que un cambio de nombre es siempre algo arriesgado. Bueno, todo el rebranding lo es. Desde cambiar una web, los colores corporativos, el logo, o lo que sea que esté muy asociado con tu marca, siempre es delicado.

Empezamos hace ya dos años y pico con una Ltd. en UK, y año y pico con la empresa aquí en España. Desde entonces hemos tenido muchos clientes y, alguno de ellos, muy fuertes aquí e internacionalmente. No somos muy de divulgar con qué clientes trabajamos o qué trabajos hemos hecho. Esto viene al caso para decir, una vez más, que pese a que estamos en una fase muy seed, ya tenemos cierto recorrido y cierta presencia en el mercado. Aún así, nos hemos decidido a hacerlo.

Pongamos por ejemplo, como fue nuestro caso, que el nombre de tu marca no termina de definirte y no consigue engancharte como cuando pensaste en él. Es hora de hacer un cambio de estrategia. Tienes que preguntarte algo parecido a esto:

  1. El nombre actual, aunque ahora no me convenza del todo, ¿por qué lo escogimos? Si tuviste brainstormings y focus group ¿qué analizaron?
  2. Si me dicen zinkbulb, ¿en qué pienso? ¿qué inspira? (haz esto con tu marca)
  3. ¿Dónde posiciono a la marca con respecto a la competencia?
  4. ¿Cuál es mi público objetivo y cómo quiero presentarme en el mercado?

Antes de entrar en el propio nombre o marca, tenemos que analizar qué tenemos en escena. Por si estás pensando en algo parecido, quizá te ayude.

  1. Página web (dominio).
  2. Cómo afecta el nuevo nombre a la identidad y a la personalidad de la empresa. Su comunicación, su imagen.
  3. Redes sociales. Histórico de publicaciones y cómo queda el nuevo grid o el nuevo timeline.
  4. Correos electrónicos. Esto es importante porque tus contactos actuales te tienen guardado y sorprenderá el nuevo @dominio.com

Con estas cosas más o menos pensadas, y teniendo claro que existe la necesidad de realizar este cambio de nombre, te preguntas.

  1. ¿Dónde posiciono mi marca con respecto a mi competencia? Esto depende mucho de cómo te definas, y cómo definas tus servicios o producto.
  2. ¿Cuál es mi público objetivo? ¿Cómo me quiero presentar en el mercado?
  3. ¿Cómo me defino? (Aquí enlazamos con la primera, quizás hasta puedas ponerla en vez de la 1)

En nuestro caso, cuando escogimos el prefijo zink nos gustó como relativo a think. Pero es el caso hoy en día que se sobre utiliza, y más para marketing. Creemos, en consecuencia, que es poco creativo. Le fue bien al banco, para diferenciarse en un mercado muy conservador ya que su público objetivo eran los jóvenes ejecutivos. Bulb, evidentemente, (bombilla) hace referencia a la ilustración clásica de "idea", de aquello cuando se tiene una idea, se enciende una bombilla. Nos molaba, y nos sigue molando, mucho el nombre, pero no para nuestra agencia creativa de marketing. Teníamos que pensar en otra cosa y llegamos a la siguiente conclusión.

Nuestros servicios se diversifican mucho, generalmente por las peticiones de nuestros clientes, adaptando soluciones a medida de lo que van necesitando; y en otras ocasiones, por nuestra cabeza loca que no deja de dar vueltas y crear, crear y crear. Por el momento, tenemos: Efecto wow (boutique de eventos exclusivos), The Brain Band Co. (consultoría estratégica), Just for Brands© (pssst. de momento, hasta aquí puedo leer), WAUD.IT (ya os diremos qué es, por el momento seguimos trabajando en el proyecto), así como otras tantas que están en cocción. Por ello, dejamos Zinkbulb como la empresa Grupo que reúne todas estas webs, empresas, servicios, soluciones y productos, para ofrecerlos bajo el mismo criterio ejecutivo y centralizada bajo el mismo liderazgo, pero actuando de forma descentralizada, autónoma e independiente.

Después de muchas horas de brainstorming, llegamos a nuestra nueva marca: FUCK THE PROBLEM. Y ahora, explicamos el por qué.

Nuestro posicionamiento de mercado está en linea con nuestra filosofía de vida y de trabajo, es decir, ofrecer innovación creativa para generar impacto disruptivo. Y, Fuck the Problem, creemos que tiene la entidad, identidad y fuerza suficiente como para diferenciarnos, marcar esta tendencia y estar en coherencia y sintonía con un público objetivo inconformista, rebelde, canalla, gamberro, joven, dinámico y que quiere cambiar las cosas, hacerlas de forma diferente, arriesgadas, fuera de lo común, extra-ordinarias.

Por lo tanto, nuestra posición predominante es la de trabajar con startups o con empresas cuyas estructuras estén muy en línea con este tipo de empresas, pivotando entre áreas, proyectos, siendo dinámicas y modernas. Nos alejamos un poco del cliente conservador, clásico, monótono.

Nuestra visión es clara: fuck the problem! porque consideramos que un problema es siempre un reto, una oportunidad de mejorar, de sacar de nosotros nuestra mejor versión. ¡No hay problema que nos pare!

Sabemos que es todo un desafío, pero qué hostias, nos flipan los retos.

Etiquetas:

Adriano

Co fundador y director ejecutivo.

Más artículos de este autor

¡Genial! Te has suscrito con éxito.
¡Genial! Ahora, completa el checkout para tener acceso completo.
¡Bienvenido de nuevo! Has iniciado sesión con éxito.
Éxito! Su cuenta está totalmente activada, ahora tienes acceso a todo el contenido.